Comer y comprar

Este proyecto implica la creación de un refrigerio donde es posible comer almuerzos de cocina italiana de una manera sencilla y rápida, pero siempre sabrosa y comprar en la misma tienda los productos que se utilizaron para hacer la comida.

El ambiente se caracterizará por un mobiliario sobrio que recuerda la clásica trattoria italiana donde el cliente debe venir y encontrarse en un ambiente familiar. La distribución debe estar estructurada de forma que el cliente, una vez consumida la comida, pase por la tienda, pueda visualizar los productos en oferta y si quiere, pueda comprarlos y pagarlos en caja.

 

El proyecto implica la construcción de  locales propios en Canarias e  Venta de franquicias de locales para abrir en otras localidades con vocación turística. 

La gestión del avituallamiento será sencilla. No será necesario ser chef. Basta tener preparación para la cocina y aplicar las instrucciones que se darán al momento de iniciar la actividad.

 

Los alimentos serán los suministrados por la empresa que gestionará este proyecto, salvo los disponibles frescos en obra y los permitidos por acuerdos contractuales.

El franquiciado  tendrá que adoptar los muebles  suministrados por el franquiciador, junto con el primer suministro de productos de gestión y adoptar los uniformes prescritos por el reglamento.